jueves, 16 de julio de 2009

¡¡Huye!!


Huir, pareciera no ser una alternativa bastante valiente. Todo lo contrario, parece mas bien un acto de cobardia.

Sin embargo la Biblia, nos enseña a huir.


-El joven José , el soñador, tambien tuvo que huir de las manos de la tentación.


-El apostol Pablo aconseja al joven Timoteo y dice "Huye de las pasiones juveniles". Es decir corre, escapa de tus deseos carnales, empeñate en correr hacia otro lugar.

Hoy en dia esas palabras aún hacen eco en nuestra mente "huye".


Pero cuando huyes no sabes hacia donde ir, no identificas el mejor lugar para refugiarte.

Hoy en dia la humanidad huye de sus temores, de sus deseos, pero sus refugios resultan ser peores que sus males.

La tentación y el mal, asechan la vida espiritual de la humanidad.


¿Hacia donde huir?.

Hacia los brazos de Cristo y permite que sus manos acaricien tu alma. El es nuestro refugio en todo tiempo.


Y si cierras tus ojos y respiras podras oir como El dice: "Corre tan rapido como puedas hacia a mi, corre, corre, dejame abrazarte".


Jesucristo es nuestro refugio

1 comentario:

Pat dijo...

En Jesús, huir es de valientes, pues es dejar atrás los lazos que nos separan de Él. Hermoso post, hermano!