viernes, 3 de julio de 2009

Estrellas



Las puedes ver por la noche, hermosas, misteriosas y distantes. Parecen danzar junto a la luna y esconderse entre las nubes.


Estrellas.


Al parecer cada una de ellas tienen nombre y otras viven en el anonimato, perdidas en el inmenso universo.


Para un hombre, las estrellas fueron la señal de un pacto.



Abraham recordaba el pacto de Dios, cada noche que caminaba por el desierto. Ahi estaban brillando.





Las promesas de Dios, nuestras mayores convicciones y el respaldo de nuestra vida espiritual.


Que cada vez que la oscuridad quiera cubrirte, las promesas de Dios destellen con la intensidad de mil soles.





Fiel es el que prometio.

2 comentarios:

Jenny dijo...

Hola Kenson pasa por mi blog tengo un regalito con mucho cariño...

artemisa dijo...

Gracias por recordarnos que ésa debería ser nuestra oración de todos los días: Señor auméntanos para no desfallecer, auméntanos la fe para que no nos olvidemos que Tú siempre nos sostienes en tus brazos y que para Ti, Señor, Dios de la Vida, no hay nada imposible.

Un abrazo fraterno!

Jesús te bendiga